TODAS LAS ENTRADAS DEL BLOG DE CRETA +

jueves, 6 de octubre de 2011

Creta para todos los placeres

(Diario de viaje de Pedro y Marisa)Este verano nos fuimos las dos primeras semanas de agosto a Creta. Al principio nos preocupaba un poco el calor, pero con unas temperaturas máximas de 30 ºC y mínimas de 20 ºC solo teníamos que procurar durante las horas centrales del día estar tranquilos a la sombra de algún lugar. A partir de las tres de la tarde las temperaturas se tornaban muy agradables para cualquier actividad, aunque hay que reconocer que el mejor tiempo para visitar la isla sea durante la primavera.

 
Palacio de Festos

Lo recomendable es alquilar un coche y dejarse llevar por la isla. Al principio choca la manera de conducir, donde las normas de circulación son algo relativo y de libre interpretación, pero lo mejor es adaptarse al estilo cretense de conducción, manteniendo siempre el sentido común y la prudencia necesaria. No se suele conducir a gran velocidad, entre 80 y 100 km/h en las carreteras mejor acondicionadas. En los adelantamientos los cretenses se apartan sobre el arcén para facilitar el adelantamiento, igualmente si alguien está adelantado en la dirección contraria, la buena costumbre es arrimarse al arcén para dejar pasar mejor.

 
Iglesia bizantina en Fodele

 

Arcos en el monasterio de Agia Triada

Las señales de circulación suelen estar duplicadas en alfabeto latino y en alfabeto griego o ambos simultáneamente, aunque el mayor problema no era leer el alfabeto griego, sino encontrar la señal adecuada e interpretarla correctamente, una flecha indicando una determinada dirección no siempre implicaba que esa fuera la dirección adecuada.

 
Interior del monasterio de Agia Triada

 
Puerto de la Canea o Chania con la Mezquita de Hassan Bajá

No tuvimos ningún problema de comunicación, en Creta encontramos siempre gente amable; cualquiera que tenga trato con turistas habla inglés, y si no, lo entiende. Es fácil tener una conversación con los cretenses, en las taquillas del palacio minoico de Festos nos enseñaron algunas palabras en griego y siempre se podía tener algo de conversación con los camareros que nos invitaban a pasar a su local, aunque no entráramos. A mitad de camino entre Loutra y Kyrianna, en dirección a nuestro Hotel hay un restaurante a la derecha de la carretera, cuyo nombre no consigo recordar, con una terraza donde se puede ver toda la costa de Retimno, allí nos atendió un camarero muy amable que sabía algo de español y en todo momento nos preguntaba por nombres o expresiones en español.

 
Faro de Chania

 
Fachada de la iglesia del monasterio de Arkadi

El propietario de nuestro hotel es un tío grande. Se ve que le gusta lo que hace y siempre está dispuesto a conversar y a aconsejar para las actividades del día. Él nos dio las primeras nociones de griego. En el segundo alojamiento J. siempre nos dio algún consejo de que hacer durante el día y G. con su humor era un aliño más durante las cenas. En el tercer alojamiento tanto el hotel como el servicio eran impecables. Y en el último dimos buena cuenta del pan, el melón, los tomates, el aceite, las olivas, el yogur y la miel que la propietaria S. nos dejó en la habitación. Visitando la zona vimos que S. y su familia se preocupan por su desarrollo y conservación.

 
Interior del monasterio de Arkadi

 
Ruinas de Aptera con las montañas de Lefka Ori al fondo

El milagro de la dieta cretense tiene merecida fama, una comida compuesta por productos locales, rica en frutas, verduras y cereales, donde todavía se conserva la dieta mediterránea sin adulterar. Los precios son bastante interesantes para el turista, en una taberna normal el precio oscilaba en torno a los 15 euros/persona, el postre por cuenta de la casa, que solía ser sandía por ser temporada. En sitios más selectos podía costar de 25 a 30 euros/persona y en lugares más sencillos, en los pueblos, unos 7 euros/persona, no había tanta variedad y la presencia no estaba tan cuidada, pero estaba igual de bueno. Si tenéis oportunidad de cenar en el primero alojamiento donde estuvimos nosotros hacedlo, y en el segundo Hotel hay que ir a cenar con hambre.

 
Café-Taberna-Pizzeria La Strada. Con el tiempo te acostumbras al alfabeto griego.

 

Lago de Kourna con sus aguas cristalinas

Seguidos por el consejo de María de Zágara Viajes y de J. intentamos evitar los lugares frecuentados únicamente por turistas. Recomendados por J. fuimos al Thalassino Ageri en Chania para probar buen pescado, un lugar frecuentado por las gentes del lugar. Aquella tarde dudamos si bajar directamente de las montañas a cenar o pasar antes por el Hotel y refrescarnos, que fue lo que hicimos. Menos mal, porque nuestra sudorosa estética trekking no hubiera conjuntado con la elegante clientela del restaurante. En Tamam, también en Chania, la comida griega y turca es rica y abundante.

 
Puerto veneciano de Retimo

 
Playa de Plakias

Chania y Retimo fueron seguramente las ciudades más bonitas que visitamos, también las más turísticas, aunque por lo general los pueblos por los que pasamos no es que fueran especialmente bonitos. En el norte hay más influencia veneciana, en el sur se pueden ver pueblos con sus fachadas pintadas de blanco y en el este la arquitectura tradicional está mejor conservada. Merece la pena hacer una parada en Agios Nikolaos y visitar su lago en el centro de la ciudad.

 
Entrando al Cañón de la Muerte...

 
Acantilados en Kato Zakros

Existen multitud de restos arqueológicos, imposible de visitar todos. El palacio minoico de Knossos es el más grande de todos, aunque se ve demasiado hormigón, por otra parte ayuda a tener una mejor idea de como estaban distribuidas las estancias. En el palacio de Festos, el segundo en tamaño, lo que se ve es más autentico y su posición desde un alto domina el valle. El palacio de Malia es el tercero en tamaño. En el palacio de Zakros llama la atención las cisternas que todavía contienen agua, en una de ellas se encontró un cuenco con olivas de hace 3000 años que gracias a las condiciones de humedad todavía se conservaban hidratadas. En Aptera, a parte de las vistas, se pueden ver cisternas romanas en perfecto estado de conservación y otras ruinas de un teatro y varios templos, también hay un monasterio ortodoxo y una fortificación turca.

 
Sofá minoico en Zakros

 
Luna llena en Kato Zakros

El monasterio ortodoxo más bonito fue sin duda el de Agia Triada de Zagkarolon y el monasterio de Arkadi impresiona por su dramática historia.

Hay playas con un color del agua espectacular y no es difícil encontrar alguna poco concurrida. Las más bonitas que visitamos fueron la playa de Balos en la península de Gramvoussa y la de Plakia, aunque seguro que hay muchas más. En Balos se puede ver en sus aguas todo el espectro de azules, se puede llegar en barco desde Kastelli o Trachilos o en coche y luego a pie, como hicimos nosotros y digo que en ese momento nos arrepentimos de no aceptar el 4x4 que nos ofrecieron en la agencia, lástima que la arena estuviera sucia con chapapote.

 
Vista de Sitia

Creta tiene unos 250 km de este a oeste y 60 km de norte a sur en su zona más ancha, cuenta con diferentes cadenas montañosas en su centro que superan los 2000m. Esto hace que con el coche pasemos en pocos minutos por paisajes costeros típicamente mediterráneos, huertos, campos frutales, campos de olivos y bosques de alta montaña. Según la orientación de los vales, estos pueden ser verdes y frondosos o secos y ásperos.

 
Montañas de Kouloukonas

Para quienes gusten del senderismo existen multitud de cañones a recorrer, a nosotros que nos gusta no perdimos la oportunidad de visitar algunos, aunque agosto no es la mejor época, por eso tampoco elegimos los de mayor recorrido o complejidad. Decidimos limitar las excursiones a varias horas de marcha y siempre protegidos del sol y bien hidratados, en cualquier sitio se puede comprar una botella fresca de agua. El cañón de Agio Farago desemboca como tantos otros en una cala de aguas trasparentes. El cañón de Deliana menos conocido pero sencillo de recorrer y agradable en verano. El cañón de Theriso, cerca de Chania e impresionante en algunos puntos, lástima que solo se pueda recorrer en coche. El cañón de Vavouledo, no tiene los mayores cortados pero posiblemente el más agradable para el verano de los que visitamos, pues discurre en todo momento a la sombra de la vegetación. El cañón de Nekron o Dead's Canyon, por sus tumbas minoicas, un taxi te puede llevar a un punto medio y de ahí bajar por el cañón hasta la playa de Kato Zakros. Este trayecto es una autopista de personas. Nosotros preferimos empezar en Kato Zakros hasta el final en Zakros ida y vuelta.

 

Tinaja de aceite en el Palacio de Malia

Pasamos nuestras vacaciones entre playas, montañas, ruinas, monasterios, pueblos, ciudades venecianas, hablando con las gentes y disfrutando de la comida, del raki y de la hospitalidad cretense, pero Creta aun da un poco más de sí. En el altiplano de Nidas se puede visitar la cueva donde nació Zeus. En Fodele se puede visitar la casa donde nació El Greco y junto a ella una bonita iglesia bizantina con frescos. Si se está de paso, merece la pena hacer una parada en el lago de Kourna con sus aguas trasparentes. La fortaleza veneciana de Frangokastello nos decepcionó un poco, aparte de las cuatro paredes desnudas no hay mucho más que ver y los alrededores no son nada especial. En los pueblos de Meskla y Zourva, en las montañas, se puede comer buena carne. El olivo de Vouves de 3000 años, existen multitud de olivos de esta edad por la isla, pero este se supone el más viejo del planeta. Y muchas otras cosas más que no tuvimos tiempo de visitar y que nos anotamos para la próxima visita.

 Olivo de 3000 años en Palaia Roumata

 

Cañón de Deliana

Muchas gracias a Zagara Travel por la elección de los alojamientos y por los consejos que nos dieron para disfrutar de la isla.

Pedro y Marisa
ORGANIZA TU RUTA POR CRETA ➜

No hay comentarios:

Publicar un comentario